Un hombre lobo americano en Lóndres

UN HOMBRE LOBO AMERICANO EN LÓNDRES.- Por Raúl Martínez Alcaráz 

¡Es la mejor transformación de hombre lobo que he visto!
Esa fue mi sensación cuando vi esta película por primera vez en el año 1987. Y es que, a día de hoy, es la misma que sigo teniendo. El equipo de efectos especiales de la época se lo curró. De hecho se llevaron el Oscar al mejor maquillaje en 1981.

El director John Landis tuvo en mente, durante años, esta película. Pero no encontraba la fórmula para poder llevarla a buen puerto. Fue después del éxito de The Blues Brothers (1980) cuando tuvo la oportunidad de hacer una película que mezclaba terror y humor.

Como el título sugiere se trata de unos jóvenes americanos que viajando de mochileros por Inglaterra son atacados por una bestia que mata  a uno de ellos, hiriendo al otro que terminará convirtiéndose en hombre lobo.

Reconozco que el guión no deja de ser flojo, es más, se puede llegar a pensar que es una película de licántropos y punto. Pero cuando el maestro Landis la llevó en su cabeza varios años fue por algo. Al director se le ocurrió esta historia trabajando en la antigua Yugoslavia; cuando vio el enterramiento de un hombre que había sido envuelto en cabezas de ajo, ya que tenían miedo de que volviera a la vida.

Intentó que el productor Albert Boccoli estuviera en el proyecto. Le conoció cuando el propio Landis había escrito partes del guión de “La espía que me amó” de James Bond. Sin embargo, Boccoli leyó el guión y dijo que era demasiado extraño.

El protagonista de la historia David Naughton hacía anuncios para una marca de refrescos, dichos refrescos eran los preferidos del director y lo conocía por el anuncio. Lo llamó y le dijo:”¿Quieres ser un hombre lobo? Y como ya sabemos aceptó. Pero lo llegó a pasar mal ya que el rodaje fue en febrero y marzo, cuando hacía más frío y llovía. El actor, natural de California, no estaba acostumbrado al frío. También había que sumarle el proceso de maquillaje. Cuando el equipo lo conoció le dijeron que lo sentían por él.

En los días del rodaje de la transformación, el actor se levantaba a las 4.30 de la mañana para estar diez horas sin poder hacer otra cosa que estarse quieto. Pero mereció la pena. La película ha pasado a la historia como una de las mejores de hombres lobo. Y encima, te lo hace pasar bien ya que los toques de comedia funcionan, por lo menos para un servidor.

Una de las escenas en las que me parto es cuando el protagonista desea que lo detengan y grita a viva voz: “¡la Reina es un marimacho! ¡El príncipe Carlos es homosexual! ¡Shakespeare era francés!” Debido a dicha escena al finalizar los créditos hay una felicitación por la boda del Príncipe Carlos y Lady Diana.

De los famosos que quedaron fascinados por esta película se encontraba Michael Jackson quien le pidió al director que dirigiera el famoso Thriller y éste se volvió a reunir con el equipo de efectos de la película, convirtiendo el videoclip de dicho tema, en el mejor de la historia, para muchos. Recuerdo ver este título para alquilar en el videoclub de mi pueblo y temblaba de miedo solo con la portada. Uno de los traumas de mi niñez que ahora recuerdo con satisfacción. Como buen amante del terror.

De las sorpresas que hubieron en el rodaje recuerdo una que me hace mucha gracia. En la escena en la que el protagonista aparece desnudo a una señora en un parque, ésta solo sabía que alguien se le aparecería, pero desconocía que fuera desnudo, por lo que su reacción fue real. “Un hombre lobo americano en Londres” es sin duda un divertimento terrorífico a partes iguales. Una de mis preferidas.

Los efectos especiales de hoy día no les llegan ni a la suela de los zapatos. Una vez más el cine de los 80, en este género, demuestra los grandes trabajos de la época. Una pena que el abuso del croma y del ordenador hayan dejado de lado algunos dignos oficios que tanto nos ha hecho disfrutar en la gran pantalla.

Raúl Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*